SEGURANÇA DO OFICIAL DE JUSTIÇA NO CUMPRIMENTO DE ORDENS JUDICIAIS
13 de novembro de 2019
PERSPECTIVAS GLOBAIS PARA OFICIAIS DE JUSTIÇA
13 de novembro de 2019

por Marc SCHMITZ

Presidente de la Unión Internacional de Oficiales de justicia (UIHJ) – París

(traducción de inglés para español por Vagner Sebastião Sperone)

La UIHJ – oficial de justicia altamente calificado – Digitalización de la justicia – Activos digitales – Código Mundial de Ejecución

Abstract

Los desafíos que enfrenta el oficial de justicia realmente cambiarán profundamente su vida profesional. Constituye con el juez y el abogado indiscutiblemente uno de los tres pilares fundamentales de cualquier procedimiento judicial. El oficial de justicia, por su independencia, es garantidor de la seguridad jurídica. Sin embargo, esta independencia se refleja en un doble requisito: el de una educación o formación de alta calidad y el de una diversidad de actividades.

Hoy, el desarrollo económico y el crecimiento de un país se basan en la inversión, la confianza y el crédito. La justicia rápida, eficiente y segura es esencial para promover este desarrollo y crecimiento económico. No hay duda de que es necesario adaptar la profesión de oficial de justicia a la evolución económica de los países. Los inversores financieros y económicos requieren un sistema judicial que funcione bien en general y un sistema de ejecución eficiente en particular. La ejecución no es solo un pilar importante dentro del poder judicial, sino también para la economía.

Los tiempos están cambiando y también lo es la profesión de los oficiales de justicia. Aparecen nuevas tecnologías y serán consideradas mañana como indispensables para el correcto funcionamiento de la justicia. Las tecnologías modernas y la evolución digital acompañarán al oficial de justicia durante los próximos años y cambiarán profundamente su profesión y sus tareas diarias.

El borrador de un Código Global de Cumplimiento sobre activos digitales bajo el paraguas de la UIHJ podría ser de capital importancia, porque no se discute, que los activos digitales representan un cierto valor económico. El problema que surge a ese respecto es que la tecnología se ha convertido en líder y que la ley solo se aplica más adelante. Los procesos legales y legislativos no pueden seguir el ritmo de los desarrollos tecnológicos. Una consideración de la armonización continental e incluso global es crucial, particularmente con respecto al rastreo y el acceso a activos digitales que podrían almacenarse en servidores en cualquier lugar, en todo el mundo. Se necesita un enfoque que vaya más allá de las tradiciones legales y también se debe alcanzar un consenso con y dentro de la industria de TI.La evolución digital en el poder judicial no solo debe considerarse como un desafío, sino como una oportunidad, una oportunidad para reinventar la profesión de oficial de justicia y ponerla en primer plano. Puede convertirse en un jugador clave en la digitalización de la justicia.

La Unión Internacional de Oficiales de Justicia (UIHJ) es una organización internacional no gubernamental que se estableció en 1952. La sede se establece en París y hay 93 cámaras nacionales o asociaciones de oficiales de justicia de 90 países que son miembros de la UIHJ.

La UIHJ tiene la función de representar a sus miembros junto a organizaciones internacionales y también de garantizar la colaboración con las organizaciones profesionales nacionales y la aplicación de tratados internacionales.

Participa en misiones especializadas junto a gobiernos y organizaciones internacionales y apoya en todas partes donde es posible crear un cuerpo de oficiales de justicia compuesto por profesionales del derecho de alto nivel, agentes responsables de La ejecución de las resoluciones judiciales, la prestación servicios de documentos judiciales y extrajudiciales y todas las actividades compatibles con su función, buscando salvaguardar y garantizar el reconocimiento de los derechos de las Partes y a acelerar el proceso judicial y reducir la carga de trabajo de los tribunales.

El objetivo de UIHJ es compartir su experiencia y visión de la ejecución de las decisiones judiciales y la profesión de oficial de justicia en todo el mundo.

En comparación con otros grupos profesionales en el campo legal (notarios, jueces y especialmente abogados), el oficial de justicia es un grupo muy pequeño.  Sin embargo, UIHJ es, de hecho, en términos de países miembros, una de las mayores asociaciones de profesionales del derecho en el mundo.

La formación de alto nivel y una variedad de actividades son esenciales

Los desafíos a los que se enfrenta actualmente el oficial de justicia, aquellos que ya han aparecido o aparecerán en un futuro muy breve, como el servicio de documentos electrónicos, el blockchain, la justicia predictiva basada en algoritmos y los procedimientos de ejecución de los activos digitales – cambiarán profundamente su vida profesional.

Sin embargo, el oficial de justicia seguirá siendo un actor indispensable de la justicia que garantiza los derechos de cada uno de los litigantes y mantiene el equilibrio entre los derechos del deudor y los del acreedor.

Oficial de justicia- una profesión que es conocida bajo tantos nombres diferentes en todo el mundo: Gerichtsvollzieher, huissier de Justice, Sheriff Officer, Aguacil,….,Pero eso reúne a todos estos profesionales a través de la actividad principal que es la ejecución de las resoluciones judiciales. El oficial de justicia constituye con el juez y el abogado indiscutiblemente uno de los tres pilares fundamentales de todo el procedimiento judicial. El oficial de justicia, por su independencia, es un guardián de la seguridad jurídica. Sin embargo, esta independencia se refleja en una doble demanda: la de la educación o la formación de alta calidad y una diversidad de actividades.

 
La capacitación de oficiales de justicia de alto nivel siempre ha sido y siempre será uno de los requisitos indiscutibles exigidos por UIHJ.

La formación de alto nivel es la clave para garantizar la sostenibilidad de la profesión del oficial de justicia. Esta formación de alto nivel no sólo se traduce en una sólida y diversificada formación básica, sino también a través de una formación continua que cumple con las expectativas de la profesión, expectativas que siguen creciendo. Por lo tanto, es esencial seguir promoviendo modelos de formación que se han establecido en el pasado y que han demostrado ser muy eficaces: formación continua organizada juntamente con varios actores: cámaras o asociaciones nacionales profesionales de los oficiales de justicia, la UIHJ y, por qué no, las universidades. Este tipo de formación tiene la ventaja de ser individualizado de acuerdo con las necesidades locales y obviamente estar orientado a la práctica diaria.


Además de la formación, la diversidad de actividades del oficial de justicia es, de hecho, una garantía de su independencia. Las directrices de la Comisión Europea para la Eficiencia de la Justicia (CEPEJ) son muy claras a este respecto: una multitud de actividades accesorias pueden ser ejercitadas por el oficial de justicia. Estas actividades no sólo pueden ser ejercitadas por el oficial de justicia, sino que es el actor ideal, el actor privilegiado. ¿Quién más, además del oficial de justicia, podría dar una declaración de hechos a su fuerza probatoria y seguir haciendo un documento considerado genuino?  Lo mismo puede decirse de la recuperación amistosa de las deudas. El Estatuto del Oficial de justicia como funcionario público, así como su obligación de garantizar el respeto de los derechos de todas las partes, proporciona garantías adicionales a los litigantes. Es obvio que el oficial sólo puede reclamar el ejercicio de actividades adicionales si tiene un alto nivel de entrenamiento. El ejercicio de actividades adicionales no sólo está estrechamente relacionado con la formación continua: ¡son inseparables!

El oficial de justicia y el desarrollo económico

Hoy en día, el desarrollo económico y el crecimiento de un país se basan en la inversión, la confianza y el crédito. La justicia rápida, eficiente y segura es esencial para promover este desarrollo y crecimiento económico.

No cabe duda de que es necesario adaptar la profesión de oficial de justicia a la evolución económica de los países.  Los inversores financieros y económicos requieren un sistema judicial que funcione bien y un sistema de aplicación judicial eficaz.


En cuanto a estos requisitos, el oficial de justicia nunca debe detenerse en su evolución profesional y siempre mirar hacia adelante, porque el mundo está constantemente en movimiento y cambiando… ¡Y hay que cambiar y adaptar su profesión a esta nueva realidad!

La ejecución no sólo es un pilar importante dentro del poder judicial, sino también para la economía. El oficial de justicia debe seguir haciendo esfuerzos para aumentar la eficiencia de la ejecución. La cooperación y explotación de las mejores prácticas y el uso de la capacidad y la investigación de cada país en beneficio de todos son importantes. La cooperación aquí es muy importante. La cooperación es necesaria, y más eficiente que crear la rueda dos veces. ¡Aquí hay un papel importante para UIHJ para demostrar que el oficial de justicia es un parcero de confianza a nivel global!

Con su experiencia y como profesional legal, el oficial debe ser consciente de su responsabilidad con el deudor, con el acreedor y con la sociedad.  Esto no es sólo una gran responsabilidad, sino también un gran desafío, un desafío para garantizar un equilibrio entre los derechos del acreedor y la protección de los derechos fundamentales del deudor.

Hoy, estamos ante el comienzo de nuevos desafíos. Los tiempos están cambiando y también lo es la profesión de los oficiales.

La profesión tendrá que enfrentarse a muchas convulsiones que se avecinan. Si el uso de las nuevas tecnologías puede ser sin duda una herramienta poderosa en la realización de tareas profesionales diarias, también pueden, si no somos cautelosos, constituir un peligro para su propia existencia. El oficial de justicia debe, a todo costo, demostrar que ES el profesional de la ejecución y que es su conocimiento y sobre todo su factor humano que le permite posicionarse en un sistema de justicia que se está digitalizando a la velocidad de la luz.

La digitalización de la justicia – una oportunidad para el oficial de justicia

Si el mundo está cambiando y evolucionando, ¡también lo hace la justicia! Están surgiendo nuevas tecnologías y se considerarán indispensables para el buen funcionamiento de la justicia. ¡Esta evolución que, observándola atentamente, tiende a convertirse en una revolución, no puede dejar indiferente al oficial! El oficial debe actuar de manera proactiva para mantener o hasta mismo fortalecer su posición en el poder judicial y garantizar la sostenibilidad de su profesión.


No solo será necesario adaptarse a las necesidades que surjan, sino también participar activamente en la creación de los instrumentos que utilizará mañana. ¡Es por eso que solo puede sobrevivir como profesional legal si se adapta constantemente!

Las tecnologías modernas y la evolución digital acompañarán al oficial de justicia en los próximos años y cambiarán profundamente su profesión y sus tareas diarias.

Sin duda, la gestión del cambio digital no siempre es fácil, incluso si las aplicaciones digitales ya forman parte de la experiencia diaria de casi todos. Sin embargo, el oficial de justicia busca oportunidades para convertirse en una parte activa de la evolución digital.

Cuando el CEPEJ (Consejo Europeo Para la Eficiencia de la Justicia) publicó en diciembre de 2018 una carta de ética europea sobre el uso de la inteligencia artificial en el poder judicial, no había duda, que se puede concluir al respecto, que la inteligencia artificial se convirtió en una verdadera estrategia para el Consejo de Europa.

No tiene sentido desarrollar aplicaciones o regulaciones de aprendizaje de automatización o inteligencia artificial (IA), también en el campo de la aplicación civil, solo en un país o a nivel continental.  Esto tiene   una dimensión GLOBAL.  La World Wide Web ignora las fronteras y ofrece a los deudores deshonestos muchas oportunidades para eludir sus obligaciones.  La cooperación entre las partes interesadas a nivel mundial es imprescindible para garantizar la eficiencia de la justicia para el futuro.

En ese contexto, la UIHJ tomó la decisión de lanzar dos proyectos muy ambiciosos:

Uno es el borrador de una carta ética global sobre el uso de la IA en los procedimientos de ejecución, porque a la luz de la ética, ¡no debemos olvidar que el ser humano debe estar en el centro de la ley!  Este proyecto, que se llevará a cabo bajo la égida del Consejo Científico de la UIHJ , con referencia a la Carta Etica Europea sobre el uso de la inteligencia artificial en el poder judicial publicada por el CEPEJ – va a detallar y analizar la implicación del uso de la IA, especialmente en El campo de la aplicación civil. No hay duda de que la IA debe aplicarse de manera responsable que cumpla con los derechos fundamentales de todos los litigantes, incluidos los de los deudores.

Activos digitales y su valor económico

Otro proyecto ambicioso está relacionado con la aparición de un nuevo tipo de activos: ¡activos digitales!  El diseño de un código global de ejecución sobre activos digitales, también bajo la égida del Consejo Científico de UIHJ, podría ser de suma importancia.

Vivimos en un mundo globalizado y es obvio que el auge de Internet en los últimos 30 años ha introducido una nueva forma de activos: los activos digitales.  Una de las consecuencias es que la ejecución de activos digitales se convertirá en una práctica común en un futuro próximo.

Pero, hasta ahora, casi no se dispone de legislación con respecto a los activos digitales de una persona, mientras es necesario introducir normas en relación con estos activos digitales a nivel mundial.

Hay muchos activos que se pueden considerar como propiedad digital.  La mayoría probablemente pensará en las monedas criptográficas como bitcoins cuando estamos hablando de activos digitales. De hecho, muchos otros activos pueden considerarse activos digitales:

  • Correos electrónicos:

La correspondencia escrita tiene, sin duda, un cierto valor. Además del valor personal (y posible sentimental), también puede ser de valor histórico o económico. Aunque, hasta ahora, se ha introducido poca legislación a este respeto.

  • Redes sociales (Facebook, Twitter, YouTube…)

Para los negocios, las redes sociales son importantes. Las redes sociales se han convertido en uno de los métodos más eficaces para llegar a ciertos grupos de consumidores. El negocio es capaz de aislar los intereses de sus clientes (potenciales) y así capaz de “contactar” directamente con sus grupos objetivo.  ¡Los datos sobre el comportamiento de los consumidores tienen un valor económico!

  • Bonificaciones digitales:

A este respecto, cabe mencionar la reciente iniciativa (en agosto de 2018) del Banco Mundial. El Banco Mundial lanzó Bond-I (un nuevo instrumento de deuda operado por blockchain), el primer bono del mundo que se creará asignará, transferirá y administrará a lo largo de su ciclo de vida utilizando la tecnología de contabilidad distribuida.

  • Cuentas de inversión bancarias o en línea (por ejemplo, PayPal, Revolut, Seedrs, etc…)
  • Puntos Rewards para programas de fidelización

Es innegable que, por ejemplo, las millas aéreas o los puntos de recompensa de las cadenas hoteleras tienen un cierto valor económico, ya que se pueden canjear en premios (vuelos gratuitos, estancias gratuitas,…)

  • Dominios WEB

¡Algunos dominios web muy famosos pueden valer una fortuna!

  • Contenido de almacenamiento en línea (iCloud, Dropbox, Google Drive)

Puede haber documentos, así como material de audio o vídeo, que tengan, sin duda, un valor económico

  • Aplicaciones

Para la mayoría de las personas, es obvio que cdS o DVDS tienen un valor económico. Es incontestable que esto también se aplica a las aplicaciones descargadas, vídeos y música de I-Tunes o Spotify, etc…

La conclusión es que los activos digitales representan un cierto valor económico.

El problema que surge en este sentido es que la tecnología se ha convertido en un líder y que la ley sigue sólo más tarde. La ley y los procesos legislativos son incapaces de mantenerse al día con los avances tecnológicos.

Después de la aparición de Bitcoin, la tecnología blockchain atrajo a los partidarios de varias profesiones y negocios. Las tecnologías de blockchain han comenzado a interrumpir muchas industrias, creando activos digitales aplicables en una variedad de usos, muchos de los cuales todavía están en desarrollo o aún no se han creado. En los últimos años, estos activos negociados a nivel mundial han experimentado un enorme aumento de valor debido a sus numerosos beneficios.

Blockchain también dio lugar a una digitalización de un gran número de activos de la economía tradicional. Muchos países ya han emprendido iniciativas en el ámbito del registro de propiedades.

Sin embargo, también los activos y acciones comerciales, los valores corporativos y gubernamentales (ver ejemplo del Banco Mundial), los seguros gubernamentales y los derivados negociados a nivel mundial se digitalizarán o “tokenizados” y permitirán a cualquier persona en cualquier parte del mundo que los pueda acceder.

Podemos concluir que es necesario introducir normas con respecto a los activos digitales y su bloqueo.   A nivel mundial, el número de Estados que han regulado, o incluso han comenzado a tratar del tema, es casi nulo.

El mundo digital es transfronterizo

Sin embargo, es importante saber si estas cuestiones deben regularse sólo a nivel estatal. El mundo digital es transfronterizo. ¡La World Wide Web ignora los límites! Por esta razón, es crucial tener en cuenta la armonización continental e incluso global, especialmente en lo que respecta al seguimiento y el acceso a los activos digitales que podrían almacenarse en servidores en cualquier lugar, en todo el mundo. Es necesario un enfoque que vaya más allá de las tradiciones legales, y también se debe lograr un consenso con y dentro de la industria de tecnología de la información.

Las principales empresas de servicios en línea tienen su política sobre cómo tratar los activos digitales almacenados en sus servidores en caso de muerte o incapacidad de un usuario. Sin embargo, no todas las empresas tienen esta política. Además, se plantea la cuestión de si, en el caso de tal política, los derechos de los usuarios están realmente bien protegidos.

La Unión Internacional de Oficiales de Justicia debe desempeñar un papel central en el desarrollo de la digitalización de la justicia y, más precisamente en el ámbito de la aplicación de la ley civil, debe ser uno de los pioneros y tomar una posición de liderazgo a través de la elaboración de documentos de posicionamiento, recomendaciones y por qué no… ¡ampliar el código global de ejecución de la UIHJ al campo de la digitalización de la justicia y la ejecución de activos digitales!

Esto podría ser para el oficial de justicia una oportunidad inesperada para convertirse en un key player (jugador clave de suma importancia) en la digitalización de la justicia.

Estamos en el inicio del proceso y la UIHJ es, con su red y socios y con su conocimiento, hasta ahora, la entidad más cualificada y capaz de desempeñar este papel clave en un mundo de ejecución digital.

El elemento importante para la UIHJ, como organización profesional es cómo se llevará a cabo la profesión de oficial de ejecución en el futuro y si el marco legal permite al oficial de justicia desempeñar el papel central que debe desempeñar. Si hay un fracaso en el marco legal, la UIHJ debe ser proactiva y proponer a través de documentos de posición o iniciativas como el Código Global de ejecución de activos digitales la creación de regulaciones armonizadas a nivel mundial.

La evolución digital en el poder judicial no debe considerarse sólo como un desafío, sino como una oportunidad, una oportunidad    para reinventar la profesión de oficial de justicia y ponerla en primer plano.

La transformación digital es un viaje, no un destino.

¡Vamos a viajar juntos!